Saltar al contenido

Baterías recargables

Batería de cloruro de sodio y níquel

Las baterías recargables de cloruro de sodio y níquel rediseñadas podrían volver a aplicarse en la industria

La evolución de los materiales permitiría rescatar tecnología permitida con grandes beneficios en costos como este caso de baterías recargables basadas en cloruro de sodio y níquel

Las baterías de electrodos basadas en cloruro de sodio y níquel se implementaron  hace 50 años. Requerían de una membrana delgada de cerámica para separar los componentes. Esta membrana era frágil y solía romperse con el uso. Este problema encarecía el uso de esta batería y no permitió que tuviera un desarrollo masivo en la industria a pesar de las ventajas de esta tecnología. Usaba materias primas baratas y abundantes, sus características operativas eran seguras y no se degradaban fácilmente con los ciclo de carga y descarga.

Un equipo del MIT  dirigido por el profesor del MIT Donald Sadoway, postdocs Huayi Yin y Brice Chung, y otros cuatro científicos pensaron que esa membrana podría realizarse con otros materiales. Luego de experimentar con varios compuestos, el equipo descubrió que una malla de acero ordinaria recubierta con una solución de nitruro de titanio podía realizar todas las funciones de las membranas cerámicas utilizadas anteriormente, pero sin fragilidad.

Estas baterías son adecuadas en instalaciones grandes donde la incidencia del peso y del tamaño no influye pero si el costo. ideales para ser utilizadas como almacenamiento energético en instalaciones de energía renovables intermitentes  como las eólicas y de energía solar

Fuente: News MIT

Close
Font Resize